El valor de la educación. La escuela, no como obligación, sino como oportunidad.

sábado, 14 de noviembre de 2015


En ocasiones puedes observar y escuchar cómo diversos alumnos en tu aula no dan importancia a la educación. Igualmente, te encontrarás con casos a la inversa, es decir, alumnos deseosos por aprender, pero cuyos padres no dan importancia a la educación, por lo que apenas les permiten acudir al centro y terminan en situaciones de absentismo y abandono escolar. Este absentismo o abandono los impide realizar un proceso de aprendizaje normalizado y  alcanzar un nivel educativo óptimo.

La propuesta que te hago en esta ocasión permite una reflexión para que tus alumnos valoren las grandes oportunidades que tienen y se sensibilicen ante las carencias de tantos niños que tienen dificultades para acceder a la educación. Asimismo, permite trabajar valores de solidaridad, honestidad, esfuerzo y perseverancia.

Es un buen recurso también para trabajar con las familias, a través de tutorías con padres o actividades de cinefórum organizadas por la Escuela de Padres del centro.

Existen dos posibilidades, un documental que se titula “Camino a la escuela” o un libro que acompaña al propio documental y recibe el mismo título, en el cual se amplían los datos de cada alumno, sus familias y su entorno social.




Antes de poner el documental puedes pedir a tus alumnos que busquen en la web las diferentes formas que tienen los niños de desplazarse hasta a la escuela. Posteriormente, podrás imprimirlas, clasificarlas y exponerlas en el aula. En Europa, por ejemplo, llegan en el coche de sus padres, en metro o en autobús, pero en África se desplazan a través de largas distancias, realizando arduos recorridos a pié. Asimismo, en otros continentes tienen que cruzar puentes destrozados, atravesar un río mediante una liana, trasladarse a caballo o pedir que un vecino los acerque en su balsa.




A continuación te adjunto una web donde puedes encontrar las propuestas que se hicieron en su momento para trabajar con los alumnos en el aula tras ver la película en el cine.





2 comentarios:

Gabriel Fernández Rojas dijo...

Me parece una propuesta tremendamente atractiva e interesante. He visto el documental y es profundamente conmovedor. Además lanza un mensaje que impacta profunda y positivamente a grandes y pequeños.
Creo que lo más llamativo es el entusiasmo con el que los protagonistas del documental desean aprender, formarse y llegar a la escuela tras muchas penalidades.
La vida de cada uno de ellos es un buen ejemplo que estimula e inspira. Un gran voto de confianza en la escuela, sus profesores y las oportunidades que la educación le otorga a nuestros hijos.

Enhorabuena!!!!

Gabriel

Angelica F.Sanchez dijo...

Un tema sobre el que sería necesario profundizar más en toda labor educativa y una de las bases sobre las que construir (y en muchos casos,reconstruir) la actitud del alumno frente a la escuela: de la obligación a la oportunidad, del tedio a la ilusión. En los países donde el recibir una educación digna ya se ha convertido en un hecho cotidiano, se observa cada vez más como los alumnos/as acuden desmotivados a clase, habiendo perdido la perspectiva real del valor que este hecho tiene. Como bien escribes , este problema puede residir también en los padres, y en ambos casos puede desembocar en absentismo, fracaso escolar,desmotivación...Enhorabuena por recuperar la mirada hacia la base del éxito en cualquier actividad que una persona emprenda, y más aún en la labor de educar: el valorar aquello que recibimos,el sentirnos afortunados siendo capaces de empatizar con quienes carecen de lo que nosotros disfrutamos y el ver oportunidades para aprender y crecer en vez de "aburridos deberes". Muy buen material para el aula, para las familias y un gran trabajo también sobre la necesidad de educar en valores.
Gracias y espero más!!